Lo que el candidato a Masón debe saber

“Si para conocer el estado de vigilia, bastara con sentarse en cuclillas, todas las ranas serían Buda.” Proverbio chino

¿Por que unas personas se interesan por la masonería y otras no? la respuesta es fácil; por el grado de entendimiento y conocimiento que difiere entre nosotros. Es necesario saber primero los principios básicos de la masonería, su estructura, sus fines, y más para poder en algún momento decir, quiero ser masón o no lo quiero, pero con conocimiento de causa, como dijo alguna vez Mariano Benlliure “No leo nada sobre masonería, por miedo a que me guste”.

Con esto quiero decir que la masonería puede asustar a muy pocos, mal informados, pues la masonería no es más que una orden iniciática, esotérica, donde un neófito emprende voluntariamente un camino de conocimiento espiritual por medio de una iniciación y sucesivos rituales, con el objetivo de alcanzar pulir la piedra bruta.

Las promesas que ofrece la masonería van desde el perfeccionamiento moral, hasta la evolución de la especie humana, pasando por la formación humanística y fraternidad verdadera y universal, e incluso intentar que el ser humano evolucione hasta estados superiores de la consciencia que un día tuvo y perdió.

La masonería no es una religión, no es una escuela, no es una sindicato, no es una empresa, no es un partido político, no es una universidad, no es una ONG, no es una secta, no es un grupo de presión, no es una sociedad filantrópica, no es una cooperativa de ayuda mutua, pero tiene algo de todos ellos.

Aquí encontraremos a políticos de derecha, de izquierda, a eclesiásticos y protestantes, a científicos y ocultistas, a marxistas y grandes burgueses, teístas, hombres superiores y a los más elementales, y más, pero con un solo denominador común que es la búsqueda del mundo interior, y practicar a todo nivel la libertad, la fraternidad y la justicia.

Las reuniones de los masones se dan en una logia, este nombre se dio porque los masones operativos cuando construían alguna edificación erigían una choza a la que llamaban “lodge” o “posada”, en la que guardaban sus herramientas mientras comían, una logia en si es una agrupación de masones, es decir una institución básica masónica u célula, y llaman tenida a las reuniones ahí mantenidas, también se llama taller y aquí se procura mejorar la condición moral humana y social.

Cada logia se reúne bajo ritos, y dependiendo del rito difiere en pocas cosas la ceremonia, por ejemplo en el Rito Escocés Antiguo y Aceptado, para su normal funcionamiento contará con un Venerable Maestro, Un Primer Vigilante, Un Segundo Vigilante, un Orador, un Tesorero, Un Hospitalario, Un Secretario, un Maestro de ceremonias, y otros hermanos que ayudarán al desarrollo de las tenidas.

Para tener una idea más clara de qué persigue la masonería, pongamos atención a la declaración hecha En el Convento Universal de los Supremos Consejos Confederados del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, reunido en Lausana (Suiza) en septiembre de 1875, y dice:

La francmasonería es una escuela mutua cuyo programa se resume así: vivir honradamente, obedecer las leyes del propio país, practicar la justicia, amar a los semejantes, trabajar incesantemente por el bienestar de la humanidad y procurar alcanzar por medios pacíficos y progresivos su emancipación.

Pero todo esto no viene solo, se necesita perseverancia, ganas de pulir la piedra bruta, capacidad para diferenciar el sentido literal del sentido figurado, las ganas de conocer el gran secreto… las ganas de alcanzar la apoteosis, y no pensar que solo en cuclillas se puede alcanzar el estado de vigilia.

Amigo mío, a vos que habéis llegado a estas lineas de texto, a vos que estáis frente al templo sin saber que hacer, os digo: pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá.

Referencia: yomason.com

Comments

comments

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *